Sí a la extrusión, sí a los “Smiles”

La gran transformación de los garbanzos y el arroz en nuestros crujientes y esponjosas “Smiles”

Al escuchar la palabra “extrusión” nos creamos una imagen mental de algo grasienta y salada, con sabores artificiales y demasiado insalubre. Normalmente la mayoría de nosotros nos mantendremos alejados de alimentos tan manipulados. Pero la mala fama sobre la extrusión proviene en realidad de los ingredientes que se emplean a menudo: maíz de baja calidad, aceite de palma hidrogenado, potenciador de sabor y otros aditivos.

Nos dimos cuenta de que la extrusión no es problemática. Investigamos los procesos de producción, una aplicación de presión y de altas temperaturas por muy corto tiempo, y pensamos que podríamos utilizar la técnica con la conciencia tranquila. Es similar a cocinar o asar, pero mucho más rápido y descompone los elementos indigeribles que de otra manera podrían irritar al estómago. Además, elimina toda el agua, lo que normalmente hace que se estropee la comida.

Decidimos aprovechar la tecnología utilizando solamente ingredientes de primera calidad: sémola de garbanzos y arroz que permite conservar los nutrientes del grano entero. Los resultados de nuestras primeras pruebas nos motivaron a seguir hasta conseguir finalmente nuestros “Smiles”. Logramos un producto equilibrado en proteínas y energía con un delicioso sabor o a sal marina o con un toque de aceite de coco.

El único problema con los “Smiles” es que ahora tenemos que escuchar constantemente a alguien crujiendo y comiendo. ¡Crunch!

Social