La via láctea

pueblo de Belish, Troyan

Desayuno en el pasto con una visita en la granja del pueblo de Belish, Troyan

La mayor ventaja en la ganadería ecológica es que en invierno las vacas pueden comer hierba fresca gracias al ensilado que está en cerrado y permanece fresco durante todo el invierno mediante la fermentación. Aunque por supuesto es otra cosa si las vacas pueden pastar en praderas verdes y frescas de la montaña.
Vasko es el primer empleado de Harmonica. En los últimos diez años ha recorrido más de 3 mil millones de kilómetros desde Belish, pasando por Dobrostan hasta Malo Buchino. Se levanta a las 5 de la madrugada para llenar en el establo la cisterna de leche y llevarla a la lechería. Ahí la leche cuaja y se echa a las botellas s que vemos ordenados después en la tienda.”
”Niki, quítate el gorro para las fotos, está roto.” “Ah, no importa, las cosas buenas se ven incluso en la oscuridad. ¿Verdad?”
La mayoría de las vacas son de la raza Montbeliarde con el típico flequillo juguetón en la frente.
Vesko tiene 18 años y es uno de los pastores. Se ocupa de las vacas desde muy pequeño, junto con su madre. Ha realizado prácticas en una finca en Austria, ahora es impaciente por sacarse el carné de conducir y viajar en su coche. En la foto le vemos algo malhumorado, porque justo antes de sacar a las vacas se le rompieron sus botas. La esposa de Niki le trajo un par de botas de goma nuevas y el humor de Vasko mejoró en seguida.
Es difícil encontrar pastores, la mayoría de los lugareños no están dispuesta a ocuparse de las vacas. Y los pocos que se deciden a este oficio no saben nada de él, son impacientes hasta incluso agresivos. Pero comportarse mal con las vacas significa que éste no es su lugar de trabajo.
En esta época del año la hierba más sabrosa para las vacas es el trébol blanco y rojo. Estas hierbas son importantes para el sabor de la leche, la hacen más dulce y aromática.”
”Niki, ¿por qué las vacas no comen las ciruelas verdes de los árboles, no les apetece lo agrio?” “Sí, les apetece, como no, pero están ocupadas en comerse toda la hierba que puedan.”
Las vacas necesitan una semana para comerse las hierbas de la pradera. Pero las plantas saben arreglarse de algún modo y en 20 días vuelve a recibir el ganado de nuevo.
También esta primavera la perra Carmen que ayuda a los pastores ha tenido perritos. Son seis en total, por eso los pastores buscarán a quién regalar 2 o 3 de los cachorros. Los perros son trabajadores ireemplazables para los pastores: cuidan las vacas y miran que se queden en grupo, no permiten a las desobedientes salirse de la ruta y perderse en el bosque.
Nikolay cree que el 50% de este “talento” de los perros es innato, el 50% restante es cuestión de adiestramiento.
Hoy las vacas están sucias porque la lluvia inundó las praderas. Habitualmente cuando llueve las vacas no salen afuera porque no les gusta resbalar y son temerosas por naturaleza.
.”Si criamos a los animales respetando su naturaleza, se enfermarán menos y los problemas son menos. Yo, estando en su compañía, me olvido de mis problemas y es una buena descarga emocional”, dice Nikolai Chernokozhev.
Este ternero solamente tiene dos días. Su madre es francesa, el padre también. Tiene sangre azul-blanca-roja. A los terneros se les suele dar el nombre de la madre para seguir la línea genética. Por eso este ternero se llama Afrodita (y no Macron, por ejemplo).
Aquí se puede ver el video de la granja de los Chernokozhev
Si criamos a los animales respetando su naturaleza, se  enfermerán menos y los problemas son menos.
Social