Let it bee

A finales de junio  viajamos a los pueblos de Vejtovo y Smiadovo, en las faldas de la montaña Stara Planina, para encontrarnos con uno de los socios de harmonica, Tsonio Todorov, productor de miel certificada orgánica.
Tsonio es apicultor de tercera generación. “Él y su hermano nos acompañaban a visitar las colmenas desde muy pequeños. En verano había tanto trabajo que todos acudíamos a atender el colmenar. No había quién cuidara de los niños y les traíamos con nosotros ”, nos cuenta su madre Rumiana, que hasta hoy en día trabaja con la familia.
A diferencia de la apicultura convencional, la biológica no tolera alimentar las abejas con azúcar, las abejas cuentan sólo con sus propios recursos de miel. Hacia mediados de octubre las abejas y las colmenas ya se preparan para el invierno.
Venko de harmonica también es apicultor, tiene ahora 20 colmenas. Suele pedirle consejos a Tsonio porque es experto.
Tsonio nos dice que en la zona hay 20 pequeños productores de miel biológica, que a menudo le llaman para pedirle consejo o hacerle preguntas. El les atiende a todos. Igual que los demás en harmonica, Tsonio cree que la experiencia y el saber han de compartirse, porque así se forja la confianza. Juntos somos mejores y más fuertes. Lo aprendimos de las abejas, ¿verdad? :)
La apicultura es un negocio desafiante porque siempre existe el riesgo de que algunos países permitan .el uso de los nicotinoides, insecticidas prohibidos en una gran parte de los países europeos.
Social