Melocotones lentos, pero furiosos

2 horas

Este postre que parece tan sabroso es fácil de preparar. No exige  grandes habilidades culinarias, sólo 2 horas de nuestro tiempo y un poco de entusiasmo. Podemos atraer mano de obra infantil para untar las medias listas con mermelada de escaramujo (y comer migas). Después podemos informar a todo el mundo que son caseros, con productos naturales y colorantes con nada de química o pinturas sintéticas. Naturales y sabrosos.

Productos para la masa:
2 huevos
60 g de azúcar
120 ml de aceite
200 g de yogurt
5 g de bicarbonato de amonio
½ cucharadita de bicarbonato de sodio
500g + 200 g de harina
Crema:
125 g de mantequilla
100 g de nueces
2 cucharadas soperas de miel Migas
100 g de mermelada de escaramujo
El bicarbonato de amonio y el bicarbonato de sodio se diluyen en el yogurt. Batimos los huevos con azúcar hasta blanquear. Incorporamos el aceite y el yogurt con las burbujas y lo mezclamos todo bien. Agregamos 500 g de harina. Dejamos la masa en la nevera para reposar y endurecer. Después de sacarla, la amasamos sobre la mesa con el resto de 200 g de harina hasta obtener una masa medianamente blanda que no se te pega en las manos. Hacemos unas bolitas pequeñas, las ordenamos en el molde sobre papel para cocinar. Las horneamos en el horno (previamente calentado a 180 °C) durante 6 u 8 minutos, hasta ponerse rosadas. Las dejamos enfriar.
Con un cuchillo hacemos hoyos de medio centímetro en cada una de las bolitas. Mezclamos la mantequilla con las nueces molidas, la miel y las migas. Rellenamos las bolitas y las pegamos con mermelada. Para obtener los colores de la foto, usamos 1 cucharada sopera de cúrcuma en 70 ml de agua para el color amarillo y el jugo de remolacha, para el color rosa. Mojamos los melocotones en estos colorantes y salpicamos de azúcar en cristal. Con un cepillo culinario quitamos el azúcar sobrante.
Social