¿Qué significa un producto biológico certificado?

Texto: Georgi Georgiev, harmonica

*Publicado en la revista Regal , junio 2017

Los alimentos que hoy decimos que son  „certificados orgánicos “ son considerados por muchos de los consumidores como algo especial, hasta diríamos de lujo, sin darnos cuenta que hace un centenar de años estos productos eran los únicos que alimentaban a la humanidad. Es la industrialización que impuso rápidamente el uso de fertilizantes químicos para acelerar el crecimiento de las plantas, insecticidas sintéticos para combatir las plagas, herbicidas sintéticos para erradicar las hierbas malas, hormonas para estimular el crecimiento de los animales y antibióticos para evitar las infecciones. Todo eso lo conocemos hoy bajo el término de  “producción convencional” y no de “producción biológica”. Esta última implica el uso de fertilizantes naturales para abonar el suelo y las plantas, pesticidas de origen natural o capturas para combatir las alimañas, la eliminación mecánica de las hierbas malas, nutrir los animales con forrajes biológicos asegurándoles la posibilidad de pastar al aire libre y balancear su alimentación. Además, los alimentos biológicos excluyen los OMG (Organismos Genéticamente Modificados). En pocas palabras, no se trata de nada especial, simplemente los alimentos se  cultivan de un modo natural.

La legislación

El Reglamento (CE) 834/2007 del Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos es un acta normativa que estipula las exigencias para que un producto alimenticio sea considerado como orgánico. Asimismo, la agricultura orgánica está regulada por la Ley de las Organizaciones comunes de mercados agrícolas de la Unión Europea y el Ordenamiento No: 1 del 7 de febrero 2013 г.. La ley se aplica a la producción y etiquetado de las plantas, animales , cultivos acuáticos y productos alimenticios, productos vegetales, animales  y cultivos acuáticos. (Boletin Oficial del Estado, No. 16 de 2013).

¿Quién tiene derecho a controlar el respeto de las reglas de producción orgánica, procesamiento y etiquetado en la red comercial?

Este control está a cargo de personas controladoras que denominamos también órganos de certificación. Son personas morales locales o extranjeras, comerciantes en el sentido de la Ley de Comercio, autorizados por el Ministro de Agricultura para efectuar esta actividad.

Actualmente,  el derecho de efectuar esta actividad lo tienen 16  órganos controladores :

„Balkan Biocert”, “Q Certifications”, „Seres“, „Lakon“, “Kiva BCS Еcо-Garanti”, “Control Union Certifications”, „Bio Hellas“, “Eco Grupo Italia”, „Bioagricert Italia Bulgaria”, “CGS Bulgaria”, „Bulgarkontrola“, „Austria Bio Garanti“, „Agencia de certificación biológica ”, „Cosmocert”, „Маком Certification “, „Agro Organic Control“. Cada uno de estos órganos posee un código que es obligatorio poner en la etiqueta de cada producto que se ofrece como orgánico. El control sobre el respeto de las reglas de producción orgánica, el procesamiento, etiquetado  y comercialización se efectúa sobre la base de un contrato de control y certificación entre el operador (agricultor, procesador o comerciante de productos alimenticios) y el órgano de control.

¿Cuáles son los pasos a seguir para que un operador sea incluido en el sistema de control?

Primeramente, el operador que quiere adherirse al sistema de control deberá declarar su deseo de certificación orgánica por teléfono, por correo electrónico o mediante una solicitud escrita dirigida al órgano certificador que haya elegido. Acto seguido recibirá un conjunto de documentos que deberá revisar atentamente, rellenarlos y devolver a la oficina del órgano certificador. Este último verifica los documentos obtenidos y propone al operador el respectivo contrato y su oferta de precios. El paso siguiente es pagar la tasa del primer control in situ. El órgano certificador fija la fecha de la primera inspección en la empresa agrícola y designa al inspector que la realizará. Si a raíz de la inspección in situ se establece que la empresa agrícola  del operador responde a las exigencias  de producción orgánica, ésta entra en el sistema de control del órgano certificador y en la lista de los operadores controlados. Pero esto no significa que los productos agrícolas se pueden vender en seguida como productos orgánicos.  Para estos productos, a diferencia de los procesados producidos prácticamente al día siguiente de la inspección realizada y el certificado obtenido, hay un periodo de transición, durante el cual es obligatorio respetar todas las reglas de la producción biológica, pero sin el derecho a etiquetar los productos como orgánicos. Este periodo es de dos o tres años. 

Control subsiguiente

La finca o la empresa  incluidas en el sistema de control son objeto de al menos de una inspección anual total in situ. El número de inspecciones es determinado sobre la base de un análisis del riesgo realizado por el órgano controlador. Los controles se efectúan en los llamados puntos críticos, es decir en los puntos donde es mayor la probabilidad de existir incompatibilidades con los requisitos de la legislación orgánica. Los inspectores revisan la compatibilidad de los datos, el respeto de las exigencias legislativas, la documentación (los registros y las piezas justificativas ) de la empresa, visitan los campos y las áreas de producción, los recintos de almacenamiento y procesamiento, observan las diferentes etapas de producción. Al final el inspector redacta un resumen de la inspección que ha de ser firmado por él y por el operador.

Los inspectores pueden tomar muestras para establecer la eventual presencia de sustancias prohibidas  (en caso de sospechas o bien en cumplimentación del plan anual del órgano controlador de muestras a revisar). Los inspectores redactan un Informe sobre  los resultados de la inspección efectuada, firmado también por el operador luego de tomar conocimiento de su contenido. El órgano controlador examina este Informe y, de ser necesario, prescribe medidas que garantizarán la compatibilidad de los productos de esta finca o empresa con los requisitos de la legislación referente a la agricultura orgánica.

Mayor seguridad

Los provechos de los productos orgánicos, tanto para los consumidores como para la Naturaleza son innegables, pero hay también algo más: el control al que están sometidos y las garantías de que se respeten las reglas correspondientes son mucho más estrictos. La menor duda sobre el origen orgánico de una materia prima o producto es motivo para sacarlos inmediatamente del mercado y, en función de la infracción cometida, éstos o se destruyen, o se ofrecen en el mercado como productos convencionales. Existe un sistema muy seguro de comunicación entre los diferentes órganos de la cadena en apoyo a la mayor confianza de los consumidores en los productos orgánicos.

Registro

Desde la página web www.bioregister.mzh.government.bg del Ministerio de Agricultura y la Alimentación se puede entrar a la base de datos de las fincas, los procesadores y los comerciantes inscritos en el sistema de control y titulares de certificados biológicos válidos. En este sitio se encuentra también  información detallada sobre la respectiva legislación, los controladores y los operadores certificados de productos biológicos.  Si tenemos dudas sobre la calidad orgánica de un producto, podemos verificar en esta página si es orgánico o no. Son graves las sanciones para los operadores que no ponen al día  su status en el registro, así que se puede confiar plenamente en esta web.

Etiquetado de los productos biológicos

El Reglamento (CE) 834/2007 del Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos prescribe en detalles las reglas del etiquetado de los productos que son obligatorias para todos los operadores inscritos en el sistema de control.  Hace cuatro años, a mediados de 2013, entró en vigor  el uso obligatorio del logo  „Hoja verde“ para todos los productos agrícolas y de alimentación orgánica en Europa. Esto significa que se debe colocar en la etiqueta el código del país de procedencia del producto, el código del órgano certificador y señalar también el origen del producto agrícola (o de sus componentes, si tal es el caso) – si viene de la UE o fuera de la UE, si tiene componentes producidos en la UE o fuera de la UE  cuando se trata de productos con varios componentes.

Bio, Eco, Orgánico u otra cosa?

En la práctica, los términos biológico, ecológico y orgánico (Bio, Eco, Orgánico) deberían significar una misma cosa. Cada país tiene el derecho a escoger con cuál de estos términos desea designar los productos de su tierra que responden al reglamento europeo.  Biológicos son por ejemplo los productos en Francia, Bégica, Holanda, Italia, Portugal, Eco en Hungria, España, Finlandia, Suecia,  Orgánicos en Irlanda, Gran Bretaña y otros.  Es por esta razón que en la Ley de aplicación de las Organizaciones comunes de los mercados agrícolas de la Unión Europea hay un texto que dice que el producto que se ofrece al mercado como Bio, Eco u Orgánico ha de estar obligatoriamente certificado. Es por eso que para estar seguros que un producto es certificado como biológico hay que buscar en su etiqueta el logo de la Hoja verde y la información que la acompaña y que se puede verificar. Otras afirmaciones que nos confunden últimamente son las que nos hacen creer que el producto es „hogareño“ y „natural“. Si un producto es realmente hogareño, esto quiere decir que usted se lo ha preparado en casa y que lo puede consumir con su familia y con sus amigos pero no puede venderlo en el mercado.

El precio de la certificación

„Todos mis productos son biológicos pero no están certificados porque es muy caro“, suelen decir algunos productores. No les den crédito. Los productos biológicos tienen un precio más alto no porque la certificación es cara y la cual, en la mayoría de los casos , cuesta anualmente menos que el salario mensual medio para el país, sino por los rendimientos más bajos que caracterizan esta forma de cultivarlos. 

Todas las ilustraciones son parte del banco de imágenes del sitio de las Comisiones Europeas y su uso es autorizado.

Los productos biológicos tienen un precio más alto no porque la certificación es cara y la cual, en la mayoría de los casos , cuesta anualmente menos que el salario mensual medio para el país, sino por los rendimientos más bajos que caracterizan esta forma de cultivarlos.
Social